Blog

¿Cómo enfrentarse a los cambios?

20/09/2012

Lo desconocido genera miedo, ansiedad y estrés. Nos hace sentir vulnerables debido a la pérdida momentanea de control que se experimenta cuando nos encontramos en un lugar, actividad o rutina diferente a la que hemos estado acostumbrados. Los cambios son pérdidas, algo debe de perderse para iniciar un ciclo nuevo o diferente; ya sea una nueva escuela, una mudanza, la llegada de un hermano, etc, siempre hay una pérdida y ante eso es inevitable sentirse tristes o ambivalentes, aun cuando sabemos que dicho cambio es algo positivo para el futuro ( cuano lo es ) y que forma parte de una decisión personal.

Para un adulto es más fácil ajustarse y sobrevivir la etapa de transición pues, a pesar de todos los sentimientos encontrados, cuenta con la experiencia previa para entender que es normal sentirse de determinada manera y que es justamente, cuestión de tiempo, para lograr adaptarse y sentirse tranquilos. Además cuenta con el lenguaje necesario que le permite desahogarse al expresar sus temores y angustias, lo cual brinda algo de alivio. En cambio, un niño pequeño tiene muchos factores en su contra que no le ayudan a la hora de tener que lidear con una nueva situación o rutina. Para empezar, no cuentan con el lenguaje suficientemente desarrollado para poder expresarse de manera asertiva. Cuentan con las emociones pero no las pueden nombrar pues no las conocen. Y no sólo eso, más difícil que cargar con todas sus emociones -desconocidas e intensas- es la culpa que llegan a sentir por tener emociones negativas ante una situación supuestamente buenas ya que, los adultos tendemos a tratar de ignorar, callar o contrarrestar los sentimientos del niño al quererlo convencer (como forma de consuelo)  de que no pasa nada y que todo va a estar bien. ¿Cuántas veces han escuchado o dicho?: “Te va a encantar la nueva esucela”, “vas a tener más amigos”, “vas a tener un nuevo hermanito con quién jugar”, “ahora vas a usar calzón de tela como niño grande”,  “la ciudad en donde viviremos tiene una playa padrísima” etc, etc, etc.

Y sí, hay que ayudar al niño y tratar de motivarlo mostrándole las cosas buenas que se vienen en el futuro, porque siempre las hay. Pero no sin permitirle también hacer el duelo por la etapa que deja atrás. Y hacer el duelo significa facilitarle el tiempo, atención, espacio y las herramientas necesarias para que pueda expresarse, es decir, ayudarlo a verbalizar lo que siente y validarlo y normalizarlo, explicándole que es normal y que está bien sentirse triste o enojado, más no debe lastimar a los demás o lastimarse si actúa dichas emociones, ni dejar de enfretarse a la situación/cambio con el que están lideando.

Aquí van tres tips que debes tomar en cuenta:

Prepárate y siéntete segura: Si los niños perciben a sus padres inseguros y con dudas respecto añ cambio, ellos mismos trendrán una transición mucho más complicada. La convicción de que el cambio traerá cosas buenas y es en beneficio del niño o familia, ayudará al niño a sentirse más seguro.

Prepara a tu hijo: Con ayuda de libros, fotos, videos, etc, háblale a tu hijo y muéstrale imágenes u objetos que se relacionen con ese cambio que se avecina. Al decirle qué puede esperar, cómo va a ser la nueva situación, incluírlo en planes o decisiones se puede poco a poco ir preparando al niño.

Enfrentar y aceptar: Una vez que se han comprometido con el nuevo cambio no queda mucho que hacer más que enfrentar y aceptar las reacciones del pequeño. A los niños les gusta sentirse comprendidos y aceptados así que anímenlo a que hable de cómo se va sintiendo, por ejemplo, “entiendo que es difícil entrara a un nuevo kinder, pero no te puedes quedar en la casa para siempre, todos los niños deben ir a la escuela”.

Por último, no olviden que los niños se desarrollan mejor dentro de la rutina y un ambiente seguro y familiar. Así que, por pequeño o positivo que sea el cambio, necesitan que seamos sencibles y respetuosos ante su etapa de transición. Les va a ayudar si somos honestos, directos y respetuosos.

Publicado por: SCR

Categorías: Sana Colita de Rana Blog
Comenta